sábado, 1 de diciembre de 2012

EL QUE MÁS AMA ES EL QUE SE QUEDA SOLO
Regreso... Regresaba... entre madrugadas con farolas sin costumbres, paso a paso rimando con las calles en mi soledad. No hubo preguntas, ni tan siquiera respuestas, simplemente me marché y tú no te quedaste y lo único que sé en este ahora mercenario es que yo volví primero al vacío de las paredes y que pinté la casa siete veces siete y dos cuadros y dialogué con el gato sobre filosofía cuántica y escribí tres mil poemas y que comí del silencio todos sus gritos y terminé bebiendo de la sed de tu nombre y siempre sin buscar un por qué y sin buscarte entre los refugios de la vida... para qué... El que más ama es el que se queda solo