jueves, 30 de abril de 2015

CIUDAD ES ALGO

"Ciudad es algo"








Ciudad es algo
a lo que llamo y nombro ciudad,
ciudad, porque yo estoy sumido en ella,
cómo hombre y cómo ciudad
y porque soy una calle con pasos y caminos,
caminos mil veces recorridos
y pasos que llevan los pasos de otros
que como yo no pertenecen a  ninguna parte


Esteban Pérez Sánchez 


miércoles, 29 de abril de 2015

ME IMAGINO EN TUS NOCHES

"Me imagino en tus noches"




Me imagino en tus noches,
flotando con tu pelo en el cuello,
escondiéndome entre tu pijama
y con la manos escribiendo cuentos
en el papel de tus pechos,
descubriendo soledades línea por línea.

No me es extraño imaginarme así,
en el perfume de tu cuerpo
y saber al sabor de tus labios
y hacer caminos con mis dedos…
…imagino
las huellas más profundas de tu textura
e imagino por ser un cómplice sereno y además
por intentar detener todas las rutina.

Imagino que es extraño estar solo aquí,
en esta triste noche lejana,
en esa premeditada alevosía de los recuerdos,
mientras la luna espera en tus jardines

cerca de la balconada de mi invierno


Esteban Pérez Sánchez 

martes, 28 de abril de 2015

PLAZA DE LA LOCURA A NO SÉ QUÉ HORA

"Plaza de la locura a no sé qué hora"










Plaza de la locura a no sé qué hora,
la noche se ha puesto azul y solitaria,
garbea una muchacha sobre el asfalto,
no me hago caso y pienso en mi sombra.

Sólo los taxis en la parada y  el BUS
y no acusa revisión de madrugada el eco
y el día siguiente repite su paso, uno tras otro.
Puede que amanezca en cualquier momento.

Nadie escribe sobre las paredes, sólo
unos cuantos anuncios en las vallas permanecen,
publicitan las ganas de un mañana improbable.
Menudo poema de día, enciendo un cigarrillo.

La niebla pasa rozando la frente,  puede
que la humedad diluya la sangre de los cuerpos
o qué acaso el frío quede inmerso en las cabezas.
Por si acaso muero un rato y sufro la risa.

Plaza de la locura a no sé qué hora,
la noche se ha puesto a parir una madrugada,
la luna se ha vuelto intensa y blanca y besa
la acera encharcada de pies que se alejan.


Esteban Pérez Sánchez
        


lunes, 27 de abril de 2015

TENGO TANTO MIEDO AL MIEDO DE MI SOMBRA

"Tengo tanto miedo al miedo de mi sombra"








Tengo tanto miedo al miedo de mis sombras
porque las hojas de los plátanos sangraban
y la tarde estaba pálida.

Tengo tanto miedo al miedo de mi sombra
porque hay luces retornando de la última batalla,
luces cómplices de mares y de vientos,
que gimen en el rostro del hermano
y duermen el oro de sus venas,
bajo una nube oscura que oculta
la luna amarilla de este invierno.

Tengo tanto miedo al miedo de mi sombra.
Ven, vamos, salgamos a la calle,
vamos a ver a millones de personas,
vamos, ven, que todos nos esperan

para compartir el absoluto silencio.


Esteban Pérez Sánchez 

domingo, 26 de abril de 2015

LE PREGUNTO AL HOMBRE DE LA CALLE

"Le pregunto al hombre de la calle"







Le pregunto al hombre de la calle
¿Estoy cansado?
Y me mira terrible
y el silencio se deshace en más silencio.
Dios, estoy cansado hoy, muy cansado
y el silencio vuelve a ser silencio.
un silencio de cara a dios, de cara al hombre.
¿Es qué sólo hay caras de hombres y de dioses?
-me pregunto-
y nadie responde, nadie
y siento envidia al percibir que el aire
me besa la frente.


Esteban Pérez Sánchez 



sábado, 25 de abril de 2015

A VECES PIERDES ALGO

"A veces pierdes algo"











A veces pierdes algo,
el mar en sus ojos,
la noche en una distancia corta,
la luna cuando cierras lo ojos,
la piel del mundo que tiene su nombre,
a veces pierdes algo.

Un libro que no abriste
te hace pensar que todo es perfecto,
“A veces pierdes algo” -se titula-
y a veces pierdes algo,
pierdes otra vez,
pierdes un después,
un por si acaso,
dos mil besos,
el café de la tarde en unos labios,
a veces pierdes algo.


A veces pierdes algo,
un vaivén de la infancia,
un recuerdo de manos debajo de una falda,
unos botones y unos dedos,
una cara de esas que enamoran
y un libro que no abriste
y que se titula a veces pierdes algo
a veces pierdes algo

Esteban Pérez Sánchez 


viernes, 24 de abril de 2015

HAIKU

Haiku









Podemos quedar
en el azul que quieras
azul silencio


Esteban Pérez Sánchez









jueves, 23 de abril de 2015

CAE LA NOCHE

"Cae la noche"











Cae la noche.
En las sábanas se han estampado
la Osa Mayor
y la constelación de Aries.
La luna se ha roto la cabeza,
Venus está recogiendo los anillos de Saturno
que están sobre mi almohada.
Aprovecho la ocasión para robar

un anillo y un beso


Esteban Pérez Sánchez

miércoles, 22 de abril de 2015

HAIKU


Haiku











Haiku:

Y ser el viento
en la popa del deseo
en tu espalda


Esteban Pérez Sánchez 




martes, 21 de abril de 2015

HAIKU










Haiku

Entre la sombra
la soledad navega

por el otoño


Esteban Pérez Sánchez 

lunes, 20 de abril de 2015

HAY QUE DECIR LA VERDAD...


"Hay que decir la verdad"












Muchas veces,
casi nunca,
utilizamos las palabras verdaderas,
decimos:
               
                me gusta tu peinado,
                me gusta tu vestido
                ¿dormiste bien?

Hay que decir la verdad:

                me gustaría despeinarte
                me gustaría desvestirte
                me gustaría despertarte


Esteban Pérez Sánchez 


domingo, 19 de abril de 2015

CUIDADO CON LO ROJO

"Cuidado con lo rojo"








Hay que tener mucho cuidado
con los números rojos.

Hay que tener cuidado con los glóbulos rojos.

Hay que tener mucho cuidado
                                     sobre todo con los rojos,
dicen que antes tenían cuernos
-ahora sólo los tienen algunos-
debe ser cosa de la evolución o la involución
                                                      de las especies.
Hay que tener mucho cuidado
incluso con los de la Cruz Roja.

Todo lo que suena a rojo es preocupante,
la sangre,
el vino,
las fechas rojas de los calendarios,
el rojo atardecer
y mucho cuidado con Caperucita Roja
y ojo con los de la Plaza Roja
y atención en verano con los que se ponen colorados al sol.

Cuidado con el color rojo, es primario,
cuidado con los tomates,
un vestido rojo es sumamente peligroso
aunque lo lleve un sacerdote
en la liturgia eclesiástica.

Ojo con las medias rojas ajustadas,
no ciñen precisamente el pensamiento.

Tengan cuidado con lo rojo.
porque incita a una aventura constante
y  puede ser extremadamente divertido.

Camarero:
¡Un Martini rojo! Por favor.


Esteban Pérez Sánchez


sábado, 18 de abril de 2015

¿FUE HERMOSO EL RECUERDO DEL CEREZO?

¿Fue hermoso el recuerdo del cerezo?












¿Fue hermoso el recuerdo del cerezo?
En ese breve paisaje que permutan,
las brevedades de estos tiempos inseguros,
ese cerezo sin madurar fue masticado.

Nadie busca los dientes del atropello,
nos quedamos mirando los instantes
pero ese cerezo, que por cierto, era rosa,
fue también furtiva golondrina en una boca.

Yo, que soy cerezo, me disgusta
no poder elegir los comensales,
aunque temo que tormentas y aguacero
hagan brotar malvas rojas en el suelo.

De todas las maneras carecen de sentido.
Disfruten pues y aprovechen de estos dones
y si tienen hambre no esperen que las ansias
les den de comer en la palma de la mano


Esteban Pérez Sánchez 


viernes, 17 de abril de 2015

DE LOS VIEJOS TIEMPOS, DE AQUELLOS ENTONCES...

"De los viejos tiempos, de aquellos entonces"










De los viejos tiempos, de aquellos entonces,
entre tinta de imprenta y primeros besos,
cuando los ramos de flores eran
susurros totalmente gratuitos,
como venganzas de todos los silencios
y las palabras pesaban tan poco, tan ligeras eran,
que importaban menos que los lenguajes.
En esos días no había dos noticias distintas,
tal vez por eso tuve tres novias al mismo tiempo.

De aquel tiempo conservo aún la mirada
y un cierto aire despistado, creo que adrede,
y un creer que las mañanas son diferentes

hasta que veo las cabeceras de los periódicos.


Esteban Pérez Sánchez 

jueves, 16 de abril de 2015

COLEGIAL

"Colegial"











Lo “malo” de ser colegial era de seguro
que de eso del volar nada de nada
y que los tamaños, en ciertos pensamientos,
a ciertas edades nada y todo importa.
Ya lo decía el cura de las monjas…
Y que lo bueno era buscar siempre a Dios,
aunque casi siempre encontrase al Diablo,
acechando cerca de la tapia que dividía
la sexualidad de aquel colegio.
Por lo demás yo iba detrás de una pelota
y los curas hacían de porteros

por la metafísica de San Pedro y esas cosas.



Esteban Pérez Sánchez

miércoles, 15 de abril de 2015

SI BUSCÁIS AQUÍ LA ÚLTIMA GUARIDA

"Si buscáis aquí la última guarida"







Si buscáis aquí la última guarida
en donde reposar al refugio del tiempo,
tened de mis manos las caricias
y si me faltase piel tomad mis ojos.

Tomad del hambre y la sed de los olvidos
la dulce sensación de la muerte
y tomad también todas mis palabras
en este espíritu de silencio clandestino.


Tomad esta vaga dimensión de la nada
y lo que ocupa ya, de todos los modos, lo inestable
y la voz que apenas suena diferente a los gritos.

Aquí, entre las letras serenas de la vida,
el último guardián de los sentidos,
presume de comer de las ausencias.


Esteban Pérez Sánchez 



martes, 14 de abril de 2015

QUE LÁSTIMA QUE LA TRISTEZA... "

"Qué lástima que la tristeza"








Qué lástima que la tristeza
tenga un punto de emoción.

Lo sé porque vengo de dar un trago de la luna
y tengo la boca seca de mil noches.

Lo sé porque he perdido un rincón de mi locura
y tengo ahora una herida en las manos.

Y temo que si ahora me pusiera triste
creo que pudiera volverme azul oscuro.

Lo sé porque cuando pica la impaciencia
se arrasca el alma en las esperas.

Lo sé porque si me encuentro con la tarde a secas
el agua se me vuelve siempre piedras.



Esteban Pérez Sánchez


lunes, 13 de abril de 2015

YO...

"Yo..."






Yo…
Yo fui un invasor extenso
y tenté en los ojos las arcadas de las lágrimas,
la vida fue llena de miradas de costumbres
y siempre son los mismos ojos los que miran.

Yo…
Yo fui un guerrero sin leyes
y oré de rodillas las tribulaciones de tu fe
hasta matar y morir en todos los dioses.

Y ahora…
Ahora un sólido manuscrito de piedra
me hace sonreír cuando penetro en tus entrañas
y cualquier punto geográfico es bueno
para hacer y deshacer la historia.



Esteban Pérez Sánchez 



domingo, 12 de abril de 2015

TE DSCUBRES

Te descubres









Te descubres
como la primera vez que desnudaste,
como la última vez que te vestiste,
con el silencio en la boca
con el grito de los dedos,
queriéndote marchar después de nunca.

Te descubres
en una mirada desconocida,
con espejos en la sombra y la rabia de abril,
con flores de viento y de lluvia,
besando la espalda sin nombres en los labios,
sin querer saber nada de ayer, ni nada de mañana,
queriéndote quedar después de siempre.

Te descubres
en ese recipiente mortal de la vida
callado entre el tiempo y sus mareas
queriendo ser una vez más queriendo  ser,
queriendo estar en el lugar de ahora,
callado en la desnudez del  mundo que rozas,
con la magia y la sed de la fantasía,
con la verdad y la mentira de todas las metáforas,
no queriendo decir amor, amor queriendo.


Esteban Pérez Sánchez 












sábado, 11 de abril de 2015

"ESTEBANILLAS"

Presento en sociedad, dieciocho años después, una composición poética a la que denominé entonces como “Estebanillas”

Es un poema compuesto por once versos que siguen la siguiente rima
A
B
A
B
A
C
A
C
D
C
D

La rima terminada en A es totalmente libre para poder romper el ritmo y dar fluidez a la composición.

Les dejo dos ejemplos de este tipo de creación publicados en el año 1999:



viernes, 10 de abril de 2015

EL DIOS DE LA MISERIA


"El dios de la miseria"

Décima

De un poemario titulado "El habitáculo de los dioses"








Si pregunto al alma dulce y quieta
y un susurro me recorre placentero,
al dios de la miseria por compañero
lo llevo  en la más profunda grieta.
Si pregunto a este dios por qué no aprieta,
en mis llagas laceradas, me convida,
a beber mi sangre en la comida
a dispuesto hasta hartarme
y si soy comensal hasta saciarme

viva el dios de la miseria en esta vida.


Esteban Pérez Sánchez

jueves, 9 de abril de 2015

BARTOLO Y BARTOLA

Bartolo y Bartola. 
Décima bucólica, pastoril y amatoria casi mística.











Con la única obsesión, única y sola,
Bartolo está pensando seriamente
con ofuscada razón, no intermitente,
de cómo tumbarse a la Bartola.
Entre tanto el destino va y se enrola
pues Bartola ha sentado el precedente,
procedente pasional de una inocente,
que extendida en un jergón y en cruel sofoco
ardiendo de pasión hasta en el moco
por tumbarse al Bartolo en un presente


Esteban Pérez Sánchez 


miércoles, 8 de abril de 2015

EL DUENDE DE LA IMPRENTA

"El duende de la imprenta"


DÉCIMA dedicada a los periódicos:









Sí, lo pone en el titular
que fluctúa la esperanza
y en sucesos es alabanza
que tratan de regular
los sueños, sí, singular.
Cuidado con lo que cuenta;
una mitad se la inventa
la otra mitad es mentira
y entre ese tira y tira
está el duende de la imprenta.



Esteban Pérez Sánchez

martes, 7 de abril de 2015

LA DESPENSA


 "La despensa"

Es un poema publicado hace años en la Revista Literaria Alabastro de mi estimada amiga Yolanda Pérez Herreras. Entre otros autores tuve la fortuna de compartir páginas con Luis Eduardo Aute.





domingo, 5 de abril de 2015

MIRAS A TU ALREDEDOR

"Miras a tu alrededor"














Miras a tu alrededor
con esa sensación de vida inacabada,
la risa de los niños,
la esquina del pasado,
la luz que dejamos encendida por si los miedos
y el libro abierto de la mañana.

Algunas veces te preguntas
por el paso de los años
y buscas los cromos y a los viejos amigos
que la memoria ya no colecciona
y  cuentas cuentos y juegas a no querer crecer
pero ya has crecido.

Miras a tu alrededor y desconoces la realidad,
la taza de café y el humo sin fuego de la vida,
la ropa formal, incluso estando denudo
y ladeas la cabeza y mimetizas con el reloj
varado en la pared que siempre marcaba el futuro
y miras a tu alrededor y buscas respuestas
sin hacer preguntas.


Esteban Pérez Sánchez


viernes, 3 de abril de 2015

A COBIJO ESTOY DE UN MAR QUE SE DERRAMA

"A cobijo estoy de un mar que se derrama"
















A cobijo estoy de un mar que se derrama,
entre mareas que la noche me esconde entre su seno,
como la sal de las cosas por los suelos,
recuerdo los malditos siete años de mala suerte
cargados a la espalda de un corazón al pairo de la vida
y el alma varada de poemas.

A cobijo del mar que se derrama
entre el tiempo inventado en solitario
y en la boca las ganas de unos labios
y mientras tanto en otras pertenencias
está el tiempo, tu tiempo y algunas sombras
variando su actitud en lo constante.

A cobijo estoy del mar entre sus sombras
con sus grises y azules rompiéndome los ojos
naufragando estoy en cada ola que me llega
dejándome llevar hasta la muerte


Esteban Pérez Sánchez