domingo, 31 de mayo de 2015

ME GUSTA PENSAR QUE EL TIEMPO NO ME ALEJA DE MI INFANCIA

"Me gusta pensar que el tiempo
no me aleja de mi infancia"




Me gusta pensar que el tiempo
no me aleja de mi infancia
y salgo a correr y persigo a no sé quién,
hay amigos muertos, sombras que ya no distingo,
pero me niego a que se termine el juego
y sigo corriendo,
intentando ser el viento en la mañana,
un avión de papel por las calles,
alguien que busca algo si haber contado hasta cien
y sé que no hay nadie y es terrible,
pero sonrío y sigo corriendo y buscando
el eje de todo lo pasado
y doblo las esquinas del destino,
donde quiero seguir estando,
tal vez jugando con un silencio,
o contando olas de mar y persiguiendo a mis fantasmas,
o siendo niño y miedo,  hombre y papel
o vida y muerte.

Y sigo corriendo
porque me gusta pensar que el tiempo
no me aleja de mi infancia.


Esteban Pérez Sánchez 




sábado, 30 de mayo de 2015

A VECES VAMOS AL INICIO DE LA HISTORIA

"A veces vamos al inicio de la historia"





A veces vamos al inicio de la historia
y no hay nadie.
Recuerdo, me contaron hace tiempo,
que en la creencia de estar todo preparado
un martes salió de casa en un arrebato rabioso
y como era temprano para ser miércoles
se pasó todo el día yendo y viniendo,
hasta agotar de esperas su paciencia,
y como hacía frío se anudó a una garganta
y pensó en ahorcarse pero no le hizo mucha gracia
y entonces se abandonó a sus circunstancias,
el martes tomó unos cafés y anheló algunas piernas,
se echó una siesta y despertó apesadumbrado
pensando que era un lunes por la tarde,
pero era martes, casi noche, casi verdad.
Y a las doce en punto de la noche,
cuando la libertad cabalgaba en sus sentidos,
se encontró un zapato de cristal de alguien que corría,
vio ratones, calabazas, bellas, bestias, sapos, príncipes,
madrastras, tres esposas, hijos  hermanos,
 tíos, sobrinos y demás familia,
escucho gritos de una chica que se quejaba de unos guisantes
gentes comiendo perdices, sonidos de una flauta,
una abuela reñía a una niña de rojo y un lobo fumaba
y alguien de madera le dijo que mañana era domingo.
Y el martes, con un zapato de cristal de la mano,
volvió al inicio de la historia
y no había nadie,
no había nadie.


Esteban Pérez Sánchez 





viernes, 29 de mayo de 2015

CUANDO NOS MIRAMOS

"Cuando nos miramos"




Cuando nos miramos
todo queda en entredicho,
el mundo de las rosas sin colores
discuten si blancas, rojas, amarillas,
si púas, puñales, espadas,
si ramos, tiestos o jardines,
mientras nos besamos
el mundo discute,
si guerras, cuántos muertos, cuántos quieres
y el amor sólo quiere si se quiere.

Cuando nos miramos
todo queda en entredicho,
el dos y dos son cuatro y laten los vestidos
y el corazón por el suelo pide calma,
aunque sepa que nadie le hace caso
y que no hay más agua que la que arde
y el mundo sigue discutiendo,
que si África nos viene a por lo que les quitamos,
que están hartos de cruces sin pan,
que con las cruces hacen barcos,
que quieren conocer sus diamantes
y el pan nuestro de cada día.

Cuando nos miramos
todo queda en entredicho,
las flores, las personas, lo que no tenemos,
incluso lo que nunca tendremos
y morimos en cada vaivén de amor,
en cada abrazo morimos,
en cada mordisco en la piel,
en cada rabia, en cada sed, en casa sentido,
cuando nos miramos todo queda en entredicho.


Esteban Pérez Sánchez 











jueves, 28 de mayo de 2015

DESPIERTA

"Despierta"




Tiembla la flor entre la sombra helada,
hay presencia de azules en la casa,
de sorbos de aguardiente en la garganta
y el éxtasis del frío tan ambiguo
en las formas de la noche que se desvanecen.
La luna ojea la desnudez exangüe de la nieve
y al borde mismo de mis manos
dormita la inesperada ausencia del silencio.
Abro los ojos y veo que duermes
y me fijo en el frío, en esa levedad del hielo,
en tu piel de manzana, en tus senos que palpitan
en cada latido de un tiempo que muere
y te digo casi en silencio;  despierta amor,
despierta amor que duermes dulce
y el café y la vida y la mañana esperan tus respuestas
sabiendo como sabemos que no hay preguntas.


Esteban Pérez Sánchez 


miércoles, 27 de mayo de 2015

BUSCO UN POEMA

"Busco un poema"





Busco un poema.
Esta mañana le tenía en la cabeza,
uno setenta, dos piernas más o menos,
largas, eso seguro,
melena al viento,
creo que hacía viento
y cabello claro, creo,
la verdad es que me daba el sol de frente.

Busco poema, decía,
esta mañana le tenía en la cabeza,
tan lleno de palabras,
tan transparente en su cuerpo,
indefinible soneto transparente,
palabras como ropa interior,
sin duda era un soneto,
abultaba más que un haiku, eso seguro,
o un poema en verso blanco,
o un romance, un romance sería perfecto,

Busco poema.
Lo perdí cuando estaba analizando su contenido
y de pronto pasó una rubia impresionante,
también a contraluz,
uno sesenta y cinco,
dos piernas, más o menos,
largas también
y sonrisa de esas que te dan las uvas
y los buenos años.

Decía que busco poema,
a contraluz,
cuatro piernas, más o menos,
tres metros de altura,
Soneto, haiku, romance
o antología de una verdad que nadie encuentra.


Esteban Pérez Sánchez 


martes, 26 de mayo de 2015

TODAS LAS CIUDADES SON CASI IGUALES

"Todas las ciudades son casi iguales"





Todas las ciudades son casi iguales,
puede que seamos nosotros los desconocidos,
puede que seamos nosotros los lugares
donde muchos nos visitan sin llegar a pernoctar.

Todas las ciudades son casi iguales.
huelen a tristeza con gas, a piel con hielo,
a frágiles descansos, a amores desechos,
a mañanas que nunca llegan
a noches que nunca existieron.

Todas las ciudades son casi las mismas,
envueltas en la soledad de los colores,
llenas de pasos viejos, de estatuas muertas,
de paseos con cafés que no despiertan.

Todas las ciudades son conversaciones reiteradas,
son caminos de nuestras derrotas,
son finales que nunca comenzamos,
son ayeres que vuelven sin que nunca se marcharan,
son futuros que a nadie contaremos,
porque puede que la ida y la vuelta
sea sólo lo que realmente importa.


Esteban Pérez Sánchez 







lunes, 25 de mayo de 2015

COSTABA LLEGAR A CASA CON PUNTUALIDAD

"Costaba llegar a casa con puntualidad"







Costaba llegar a casa con puntualidad
¿Te acuerdas?
eran días de luz y burbujas
con chispas en las venas
de esos tiempos que luego se quedan en nada.

Hablábamos a la vez y nos entendíamos
y un coro de abrazos nos asaltaban las espaldas
y teníamos las risas en unos y en otros
como un algo que nunca comprendimos
y hasta era posible tocar con los dedos
la densa agonía de la ilusión,
incluso había día siguiente al día anterior.

Costaba llegar a casa con puntualidad
entre tantas burbujas emergiendo de las noches,
en una sed que nunca se agotaba
y diluyéndose en los vacíos de la vida
¿Te acuerdas?


Esteban Pérez Sánchez 


sábado, 23 de mayo de 2015

¿QUÉ TENGO?

¿Qué tengo?






¿Qué tengo?
la luz de mañana,
las sombras de ayer,
los besos que no di,
nombres que no olvido,
juegos que me buscan
y la vida y la muerte.

¿Qué no tengo?
todo lo que tocan mis manos,

todo lo que ven mis ojos.


Esteban Pérez Sánchez 

LLEGAS A CASA

"Llegas a casa"









Llegas a casa,
esa que tienes en el mundo
al fondo a la izquierda,
a la derecha, la compasión,
se tiende en una esquina
de una calle celosa de nosotros,
de esta vida grotesca y obesa
que devora hasta la impaciencia.

Llegas a casa,
esa que tienes en el mundo
al fondo a la izquierda,
con un apetito enorme de sexo
y sin embargo
con ávidas ganas de olvidarte,
pero no lo dices,
forma parte de la coartada con la estupidez.
Buenas cariño cómo estás…
Todo va bien se oye mientras nadie sonríe.

Llegas a casa,
esa que tienes en el mundo
al fondo a la izquierda,
cansado,
con ganas de tragarte las palabras,
con ganas de comer labios
y de morir otro día en la esquina de la verdad.

Esteban Pérez Sánchez 



viernes, 22 de mayo de 2015

SUCEDE QUE LLEGAN DE PRONTO TODOS LOS POEMAS QUE NO HAS ESCRITO

"Sucede que llegan de pronto"





Sucede que llegan de pronto
todos los poemas que no has escrito
y te miran y te siguen
-no comprenden que hoy no apetece escribirlos-
y el de amor llora,
el de guerra mata,
el de desamor sonríe
y el de la canción baila.

Y me tiro en el sofá,
pongo música y pienso en el próximo cuadro,
tal vez en pedir sal a la vecina
y el poema de amor llora
-Como siga así lo estrangulo-
y el poema de guerra me da su arma
y el desamor se parte de risa
y el de la canción baila.

Sucede que llegan de pronto

todos los poemas que no has escrito.

Esteban Pérez Sánchez 

jueves, 21 de mayo de 2015

DE MAÑANA ES BLANCA LA PRESENCIA DE TUS OJOS

"De mañana es blanca la presencia de tus ojos"





De mañana
es blanca la presencia de tus ojos,
el invierno se complementa,
un poco compacto de frío y piedra
y otro poco de yeso y hombre,
unas gotas de sol aplaca
el sueño,
tantos sueños,
tantos y tantos sueños
y alguien insiste
en renovar una palabra ya gastada.

Un hálito de amor en la penumbra
de una mañana que ya no existe
y el sol se vuelve efímero
y nos damos cuenta de que hemos perdido,
de que hemos vuelto a perder
y retorcidos,
dormimos la guerra entre los brazos del tiempo,
con el alma en la garganta

y los ojos esperando a que se cierren.

Esteban Pérez Sánchez

miércoles, 20 de mayo de 2015

"Como en la infancia"







Como en la infancia,
de vez en cuando el viento trae
imágenes de un ayer que no nos olvidó
y se asoman en nosotros, sin pedir permiso,
los primeros instintos.
Parece que somos hoy un cuaderno con páginas arrancadas
y sin embargo éramos ya entonces
manuscritos de amores verdaderos,
con nombres diminutivos
y aquellos tan grandes sufrimientos
que apenas entraban en nuestros cuerpos.
Y ahora,
somos corazones en el papel del tiempo,
corazones inseguros,
corazones trazando línea a línea,
latido a latido,
poemas futuros,
con la levedad de un roce de carmín en las palabras
y la sangre gastada con el paso de los años.


Esteban Pérez Sánchez 






martes, 19 de mayo de 2015

SI ATRAPAS AL SILENCIO LE PUEDES PEDIR UNA CITA

"Si atrapas al silencio
le puedes pedir una cita"



                                           Dibujo de 





Si atrapas al silencio
le puedes pedir una cita,
queda con él en ese bar
que derribaron hace años,
en donde tú hacías solitarios,
cuando te saltabas las clases
y yo bebía las primeras cervezas.
Ni tu sonrisa era tan hermosa como ahora
ni yo olvido tanto como quisiera.

Si atrapas al viento
le puedes pedir una cita,
queda con él en ese espacio
destruido, en aquellas mesas de mármol,
donde los viejos dejaron sus lágrimas
que nosotros nos bebimos con eterna gratitud.
Tú, con aquello ojos tan llenos de todo,
yo, con la esperanza llena de vacíos.

Si atrapas al silencio
le puedes pedir una cita
en aquel lugar ya tan sombrío que sólo existe
para quedar cómo dos desesperados,
sin nadie de testigo, ni lunas, ni noches.
Tú, con tu cuerpo delicado
yo, con la espera en las manos,
con la cabeza llena de sueños rasgados por el tiempo.
Si atrapas al silencio
le puedes pedir una cita.

Esteban Pérez Sánchez 



lunes, 18 de mayo de 2015

AHORA DUERMEN

"Ahora duermen"



Alguien correteaba tras la luna,
como la leyenda de un hombre enamorado.
los más viejos del lugar lo contaron
setenta veces siete.
todos los que escucharon la historia
y la comprendieron,
ahora duermen en la sonrisa cansada
del hombre que corría.

Esteban Pérez Sánchez


domingo, 17 de mayo de 2015

"Nos quitaron los dioses"





Nos quitaron los dioses,
fue un día tal como ayer,
a la hora de la siesta
o a primera hora del día
o a primera hora de la noche.

-Es por decir que estábamos dormidos-

Nos quitaron los dioses.
Se oye decir que están en una cuenta en suiza,
los más atrevidos cuentan
que están en un paraíso fiscal…
no creo yo que después de lo de Eva…

Hoy me han parado por la calle.
era uno como yo,
un similar,
un igual,
-no se enfaden que no hablo de comunismo-
y me ha dicho:
Ahora a quién no rezo,
a quién me quejo,
a quién grito,
a quién insulto,
a quién…
y se fue apesadumbrado
y la verdad es que no me ha dado por pensar


Nos quitaron los dioses,
fue un día tal como ayer
y no me preocupa,
tal vez si hubiese sido mañana, sí.

Esteban Pérez Sánchez 

viernes, 15 de mayo de 2015

MIENTRAS AMANECE

"Mientras amanece"






Buenos días…
la llevaba el café a la cama,
dos cucharadas de besos,
veinte vueltas de tango,
me gustaba despertarla,
darla el primer beso
y ella se quejaba
porque el amanecer quedaba lejos
y yo daba vueltas a un bolero
y la cantaba en silencio.
luego cierras los ojos, le hablaba
y me sentaba al borde de mis sueños,
sorbo a sorbo,
los malos nunca duermen le decía
y se apoyaba en mi pecho
y me enredaba en su cabello
y dormía
oliendo a café,
a piel de niña.

Yo, cerraba los ojos pensando
que algún día no habría café,
ni nadie a quien despertar
y que mi pecho vacío
sería el borde de mi abismo.

Y ahora
sigo preparando café
y no estás
pero te lo llevo a la cama,
dos cucharadas de besos,
veinte vueltas de tango
y pienso en cuando te despertaba
en ese primer beso del día,
sorbo a sorbo,
sorbo a sorbo
y me siento al borde los sueños que me quedan
sorbo a sorbo,
sonriendo somnoliento,
mientras amanece,
mientras amanece.


Esteban Pérez Sánchez 




jueves, 14 de mayo de 2015

PUEDE QUE EL TIEMPO SEA UNA ROSA

"Puede que el tiempo sea una rosa"






La noche viene entre las olas de unos brazos,
busca entre nuestros olvidos y roza
los pétalos de la muerte en primavera.

     ¿Es acaso la muerte una flor?
     Puede que el tiempo sea una rosa.

La  noche llega de costado y se pone de patas,
buscándonos el ombligo y otras ruinas
donde las telarañas juegan a ser futuro.

      ¿Es acaso la muerte el futuro?
      Puede que el tiempo sea una rosa.

La noche llega y te ama y te recuerda
que de nada te vale la memoria
Si mañana sigue siendo como ahora.

     ¿Es acaso la muerte mañana?
     Puede que el tiempo sea una rosa.

Esteban Pérez Sánchez 


miércoles, 13 de mayo de 2015

"DESAPRENDER"

"Desaprender"






Es bueno saber,
saber bueno o malo,
saber verdad,
saber mentira,
saber cuarto y mitad,
saber dormir,
saber soñar y dormir,
saber que el sol es el sol y más que eso,
que la tierra no es redonda,
que dios habita en nuestros miedos,
que la rabia sabe a todos los días,
saber que eres caricias
saber que somos dolor,
saber a la sal de las lágrimas,
saber a cuerpos ajenos,
saber esconderse de la luna,
saber esconderse de lo que no sea pecado,
saber que la noche saber a conciencia,
saber que es amargo y lento el deseo
y saber a ti,
a ti,

saber desaprendiendo.

Esteban Pérez Sánchez


martes, 12 de mayo de 2015

"Aquellos días de estaciones de paso"






Aquellos días de estaciones de paso,
con las luces indiferentes de los tiempos
y las palabras en el gesto amable de la vida,
algunas veces me decía:
Dormir en Lisboa, amanecer en París
y soñar con morir en Venecia una tarde
de palidez amarilla, sin decir te amo,
con los ojos cerrados, sin saber quién soy.

Aquellos días, tan lejanos, tan ausentes,
con el sol debajo de tu falda
y los pinceles atrapando circunstancias,
sé que era de los gritos sus silencios,
algunas veces me decía:
Un café en unos ojos, un hogar en unas manos
y soñar con morir en Venecia una tarde,
entre azules pálidos y sin decir te amo
y con los ojos cerrados y sin saber quién soy.

Ahora, ya sabemos que morir es un poco cada día
y qué cada hora es una estación de paso,
donde sigo viajando en holas sin despedidas
y me digo:
Dormir en Lisboa, amanecer en París
y sueño con morir en Venecia una tarde
entre añiles viejos y el olor del pasado
y sin decir te amo y sin saber quién soy.

Esteban Pérez Sánchez 



lunes, 11 de mayo de 2015

Te vestían... te desnudas...







Cuando te vestían de niño
siempre tenía extrañas sensaciones
y enseguida me tocaba las orejas,
después de que me pusieran un jersey,
o de ver si tenías los dos brazos
luego de que me pusieran un abrigo.

Y ahora,
cuando nos desnudamos ahora,
tengo muy claro que lo tenemos todo.


Esteban Pérez Sánchez 

sábado, 9 de mayo de 2015

"Tumbados al sol con los ojos cerrados"









Tumbados al sol con los ojos cerrados,
hablaba la infancia en el verano,
el oleaje del tiempo era salvaje
y la vida era mucho más que un juego.

Había noches incipientes
y mucho por jugar al día siguiente
y lo mejor de todo era
que no teníamos pasado.

Y tumbados al sol con los ojos cerrados,
sin querer ser sombras, ni tenerlas,
hablaba la infancia en el verano
de asuntos que ahora no recuerdo
y de cosas que jamás se olvidan.

Esteban Pérez Sánchez 


"Cualquier día me encontrarás"






Cualquier día me encontrarás
cómo un tiempo y aparte,
entre un reloj parado y tu mirada,
en los puntos suspensivos de un poema.

Cualquier día, en los sentidos,
como una larga anoche inacabada,
amarás y te amaran y yo no estaré allí
más que en el papel de una palabras.

Me verás en la luna o en las nubes
o haciendo barcos de papel
o hablando con el viento de esto y de lo otro
y de ti y de un porqué y de un cuando,
el dónde siempre será un secreto,
que sé que es tu cuerpo de yerba.

Cualquier día, más o menos, será así
que me encontrarás a la deriva de mí mismo
en el océano de tu piel.

Esteban Pérez Sánchez