martes, 30 de junio de 2015

SABES

"Sabes"




Sabes
a lo que cuesta entender sabes,
al amor esperado,
sabes a cada soledad que olvido,
a cada ola de mar,
a cada vida que enfrento,
a cada color diluido en el llanto,
sabes a ese nombre que silencio,
a las verdades sabes y a las mentiras,
a las mañanas de sábanas y risas,
a despertarnos con café muertos de sueños sabes,
al agua fría del verano,
al hielo en la espada de los juegos
que luego se convierten en más juegos,
sabes
a las hojas no escritas,
a todos los poemas que he leído,
a todo lo que el mundo escribe sabes,
a todo lo que no encuentro en esta tarde sabes.


Esteban Pérez Sánchez




lunes, 29 de junio de 2015

¡QUÉ CRUELDAD!

¡Qué crueldad!




Mi madre canturreaba canciones,
hacía dúos con la radio.
Estaba pensando en cómo quemar
un fuerte con los soldados dentro
y yo con los Apaches fuera
y escuché lo siguiente,
a radio y madre al mismo tiempo:

“Tengo que hacer un rosario
con tus dientes de marfil
para que pueda besarlo
cuando esté lejos de ti”

Recuerdo que dejé lo indios,
que desde entonces tuve miedo a enamorarme,
no me veía besando dientes de alguien en la distancia,
luego comprendí, con los años, que era una metáfora;
joder con las metáforas.

Ha cambiado todo en tantos años,
qué se mueran los feos,
¿no es una metáfora  eh?
es una vieja canción,
tanta crueldad había entonces, tanta.

Ahora, estoy escuchando a Chavela,
“cuantas luces dejaste encendidas
yo no sé cómo voy a apagarlas”
y ojala que nos vaya bonito,
porque el precio de la factura de la luz se las trae,
mejor dicho nos lo llevan,

Tal vez a media luz…
“y todo a media luz
crepúsculo interior”
-Esta vez canto yo-
Corrientes ,3 4 8
Y no es mi dirección
¡Qué crueldad!

Esteban Pérez Sánchez 

domingo, 28 de junio de 2015

HAIKU

"Haiku"



Dulce olvido
quedo en los colores

de tus esquinas

Esteban Pérez Sánchez

sábado, 27 de junio de 2015

MAULLABA LA LUNA, LADRABAN LOS GATOS

"Maullaba la luna, ladraban los gatos"




Di un largo paseo por la noche,
maullaba la luna, ladraban los gatos
y las chicas son pardas y los perros grises.

Iba reflexionando sobre el arte de estos tiempos,
me saludó un borracho, puede que yo fuese el ebrio,
la vida en unos pocos trazos,
en un sólo poema todos mis destierros,
en un solo verso todos mis silencios
y entre líneas tantas heridas abiertas
y maullaba la luna, ladraban los gatos
y las chicas son pardas y los perros grises.

Son encuentros mortales todas las vidas,
se lo contaba a una farola que sombra me hacía,
te pinto un poema, un cuadro te escribo,
tirita su luz y la noche es más noche y más día, 
si vuelvo a casa no tengo memoria, pensaba,
pensaba en el eco de todas mis noches
y maullaba la luna, ladraban los gatos,

las chicas son pardas y los perros grises.

Esteban Pérez Sánchez 

viernes, 26 de junio de 2015

EL OTRO LADO DEL CRISTAL DE NIEBLA

"El otro lado del cristal de niebla"



No debería de no beber tan temprano
pienso…
odio los puntos suspensivos,
no me sienta bien estar bien,
creo que me entiendes mujer,
te hablo como si fueses el árbol de la vida,
como si hubiese un cristal de niebla entre nosotros.

A veces me pregunto qué hago aquí
y no del otro lado del cristal de niebla,
bebiendo de tus labios,
haciendo nudos en tu tiempo,
contándote mentiras de esas que dicen que te quiero,
que te echaré de menos,
que no como, o que no duermo y que eres la única
y que por ti podría cambiar el mundo.

Creo que el mundo está así de mal
porque todo el mundo lo mueve cada vez que ama
en vez de amar y dejar el mundo quieto,
pero necesitamos eso,  que se note,
y sonreímos al enemigo
invitamos al jefe,
damos una moneda al mendigo,
y luego seguimos fabricando bombas
-es una metáfora-

No sé…
La verdad…
Odio los puntos suspensivos,
no debería de no beber tan temprano
o estar del otro lado el cristal de niebla

Esteban Pérez Sánchez 









jueves, 25 de junio de 2015

ERASE UNA VEZ UNA HOJA

"Erase una vez una hoja"



Erase una vez una hoja
ni barco, ni avión, ni poema,
tal vez piel, tal vez soledad,
tal vez sólo una hoja
de un libro de una vida.


A veces es papel, a veces es mujer,
de un tiempo sin tiempo,
de una guerra inacabada,
de un amor que nunca fue sólo amor,
de una espera en el viento de las cosas,
a veces es mujer en mis manos,
a veces es mujer, a veces es papel,
a veces es papel, sólo papel.

Una hoja, una hoja, el eco de un juego,
ni barco, ni avión, ni poema,
una hoja sobre el mar de los deseos,
tal vez fuego sobre el viento,
tal vez herida de la noche,
tal vez una mañana sin destino,
tal vez erase una hoja, sólo una hoja,
esperando ser de un calendario

arrancada flor de todos los futuros.

Esteban Pérez Sánchez 

miércoles, 24 de junio de 2015

RESERVANDO, DELANTE DE MI, ESTABA EL MAR

Reservando, delante de mi, estaba el mar



Reservando, delante de mí,
estaba el mar:
una habitación con vistas a la playa
jacuzzi, televisión por cable,
y Titanic, Moby Dick, 1 2 3... Splash
Piratas del Caribe y Tiburón
como reserva de Dvds,
yo le sugerí  verano azul
y me mojó con una ola.

Para cenar encargó carnes diversas
a la plancha, solicitó el tenedor de Tritón
y cuatro veleros para encender.
Yo, le sugerí una sopa de pescado o sushi,
dorada a la plancha, marmitaco de atún
y me volvió a mojar con otra ola.


Cuando se marchaba
le dije al que reservaba, en voz muy alta,
que mi nombre era Ulises
y sé que me miró
y me volvió a mojar con otra ola.

Esteban Pérez Sánchez 



martes, 23 de junio de 2015

LA RISA SE COME LA ALEGRÍA

"La risa se come la alegría"



La risa se come la alegría
casi de un mordisco
y no a la hora de comer.

El menú es curioso y adaptable,
no escrito en papel como un poema,
es plato de labios a todas horas
y no a la hora de comer,
voraz apetito el de la risa.

La risa se come la alegría,
casi de un mordisco

acaba con la vida el cocinero.

Esteban Pérez Sánchez 

lunes, 22 de junio de 2015

"LOS QUE SOMOS FEOS"

"Los que somos feos"



Hay días
en que los que somos feos nos ponemos a escribir,
por si reflejamos algo de belleza,
incluso de la interior,
no sé…
por sacar algo del Brad Pitt que algunos llevan dentro
-yo soy más de Béga Lugosi o de Peter Sellers-

A veces  salen cosas, no digo que no,
algo parecido a:
te tengo como el pan en la boca de otro
o como las guerras que perdí cuando no me llamaron
o te puedo amar con la sencillez de un hombre bueno
-tal vez tendría que haber escrito malo-
es difícil que un hombre feo y bueno consiga algo.

Decía que hay días en que los feos nos ponemos a escribir
y es verdad que podríamos ser revolucionarios,
y poner el mundo patas arriba
-he dicho mundo no mujer- no me sean mal pensados

Decía que los feos nos ponemos a escribir
y el mundo va a peor y cada vez irá a más,
porque no ponemos belleza a los instantes,
porque no tenemos sentido del humor,
porque somos feos y no hay más,
no hay más.

Esteban Pérez Sánchez 



sábado, 20 de junio de 2015

LOS VERSOS ENTRE LOS LABIOS

"Los versos entre los labios"




Los versos entre los labios
cuando los poemas nos besan
en todas las páginas

Las luces que nos hacen sombras
cuando callados somos
todos los gritos del mundo

Cuando nos buscamos
todo lo que no hemos tenido
menos la locura


Somos.


Esteban Pérez Sánchez 

viernes, 19 de junio de 2015

DISCUTÍAMOS

"Discutíamos"




Discutíamos,
sobre si ser nube o viento
y llegamos a un acuerdo,
pero empezó a llover
y los dos queríamos ser lluvia
y discutimos de nuevo,
si lluvia de invierno o primavera,
si tormenta o cuatro gotas
y estábamos llegando a un acuerdo
y comenzó a nevar
y tú dijiste que querías ser un muñeco de nieve
y te hice
y me fui sin discutir con nadie,
dando bolazos de nieve a los viejos,
queriendo ser un hombre,
¿Extranjero o no? me preguntó una voz interior
y seguí dando bolazos a los viejos

los niños tienen mejor puntería.

Esteban Pérez Sánchez 

jueves, 18 de junio de 2015

DEJÁBAMOS QUE EL DÍA SE PUSIERA DURO

"Dejábamos que el día se pusiera duro"



Dejábamos que el día se pusiera duro
para que rimase con el pan.

Algunas veces la luz de junio sonreía
y era como pertenecer a este tiempo,
como si fuésemos de verdad,
cogíamos un libro al azar
y el que besaba más tarde leía al otro
la vida en cada página,
un mundo en cada frase,
un poema en cada letra.

Dejábamos que la noche se quedase entre nosotros
y siempre se marchaba la primera.

Nos quedábamos en la complicidad de la piel,
el hundirnos en el pan nuestro de cada día,
el besar el amanecer y luego dormir pensando
que el día se pondría duro
para que rimase con el pan.



Esteban Pérez Sánchez







miércoles, 17 de junio de 2015

¿QUIÉNES NO SOMOS?

¿Quiénes no somos?
A veces me pregunto eso
cuando me cruzo con una mirada
y todo es tan obvio.

Hola, soy un asesino y la amo,
Se lo dije a una mujer,
en un autobús de la línea 13
y ella no dijo nada, ni los de al lado,
sólo me miraron,
y luego se miraron entre ellos,
se miraron mil veces,
mil veces se miraron,
como diciendo nosotros también amamos
nosotros también somos asesinos.
Yo me bajé en la parada siguiente
los demás siguieron mirándose.

¿Quiénes no somos?




¿Quiénes no somos?
Dame un café y puedes decir a los demás
que se marchen, que me molesta su presencia
-le dije al camarero-
Y se lo dije normal, con un tono de voz normal,
con una sencillez aplastante
¿Y él qué hizo?
se me quedó mirando
cómo diciendo éste está loco
y miró a los demás y todos se miraron
más de mil veces se miraron.
Y me tomé el café
y me fui a la calle
y allí se quedaron mirando
y yo preguntándome
¿Quiénes no somos?

Esteban Pérez Sánchez








martes, 16 de junio de 2015

HAIKU

"Haiku"





Fuimos colores
esencia de la vida
también olvido



Texto y acuarela: Esteban Pérez Sánchez



lunes, 15 de junio de 2015

HAGO OLAS CON LAS GOTAS DE LUVIA

Hago olas con las gotas de lluvia




Hago olas con las gotas de lluvia
y te llamo
mientras dibujo un mar en la ventana
y cuando vienes
nos quedamos mirando
y me dices que no hay viento
y te soplo en el cuello
y me dices que no hay peces
y mis manos recorren tu espalda
y me dices que no hay mareas
y te abrazo y hago vaivenes y círculos
y me dices que no hay noches
y te beso los ojos
y me dices que no hay acantilados
y te enseño mi corazón
y me dices que no hay sirenas
y te muestro un espejo
y me dices que no hay Ítaca
y te hago cosquillas en la cama
y mientras tanto sigue lloviendo

sigue lloviendo

Esteban Pérez Sánchez

domingo, 14 de junio de 2015

LLAMA A LA PUERTA EL ENEMIGO

"Llama a la puerta el enemigo"



Llama a la puerta el enemigo.
No son horas, le digo,
es media mañana,
tienes que venir de madrugada,
llamar diez veces al timbre,
molestar, sobresaltarme,
no aprenderás nunca.


Y el enemigo se va
y yo me quedo solo, pensando,
que tal vez hubiera tenido que matarme.


Esteban Pérez Sánchez



sábado, 13 de junio de 2015

SÉ QUE NO ERES TÚ

"Sé que no eres tú"




Sé que no eres tú porque no soy yo,
tal vez por cerrar los ojos,
tal vez porque necesite de tus inviernos,
tal vez porque ya no existo en ti
o porque mi sombra se volvió loca,
pero sé que no eres tú
y me acuerdo de mañana,
cuando esboce una sonrisa en la madrugada
y preparé dos tazas de café
y me siente junto a la ventana a ver amanecer,
a sorbos con los deseos,
a sorbos ideando el después de que salga el sol.
Sé que me pondré a escribir,
que después saldré a correr por la calles,
a pensar que sigo siendo un niño,
a perseguir o que me persigan,
hasta que me canse,
hasta que me harte de todo,
hasta que me den ganas de escribir y vuelva
a la casa de papel, a secarme el sudor de la vida
en un poema ya gastado.
Y sé que no soy yo porque no eres tú.
tal vez por cerrar los ojos,
tal vez porque sigo siendo piel,
tal vez porque sigo siendo el mismo de siempre.

Esteban Pérez Sánchez 




viernes, 12 de junio de 2015

ME GUSTA PENSARTE COMO SELVA

"Me gusta pensarte como selva"




Me gusta pensarte como selva,
salvaje tú, salvaje yo, salvaje todos
y sentirme tribal, despojado de ciudades,
de soledades, con la cara pintada
de los días de paz y también de guerra,
a veces soy mi propio enemigo,
a veces soy el único que me derrota,
a veces soy el único que celebra.

Y tú,
mi liana para deslizarme en los deseos
de árbol a árbol al jardín de tu vientre,
te odio, te quiero, me quedo, me voy
y huyo hacía mí mismo en un vaivén de tiempo
o me escondo entre tus piernas
y no duermo ni descanso.

Y tú,
que me enseñaste la luna,
a morir mil veces todos los días,
a apreciar el sol y la sombrad de tus labios,
que me quitas la sed aunque tenga agua,
que te busco,
aunque estemos amarrados en la misma piel,
aunque estemos compartiendo los mismo latidos
y porque haces del dolor otros espacios.

Me gusta pensarte como selva
salvajes, enemigos, amores, asesinos
de todo lo que no nos conviene,
de todo lo que nunca necesitamos.


Me gusta pensarte como selva.

Esteban Pérez Sánchez 

jueves, 11 de junio de 2015

Y UN DÍA

"Y un día"



Y un día
no sabes dónde has dejado las guerras
y te dejas caer abatido,
como si te hubieran alcanzado cien mil balas
y no hay muertos ni heridos
sólo sonrisas que vuelven,
sólo personas que se encuentran,
sólo palabras que desean ser escuchadas
y enciendes un cigarrillo
y bebes de la sed de los ayeres,
nunca pensabas encontrar la paz,
nadie está preparado para tal golpe,
el como desnudarse de tantas heridas
como vestirse con la sangre puesta
como arrepentirse de aquellos que siguen estando.

Y las sonrisas encuentran palabras y personas
y tú ceniza y humo y sed y muerte y vida
y no sabes dónde has dejado las guerras
y tienes la sensación de que has perdido
y las sonrisas encuentran palabras y personas.

Y un día…


Esteban Pérez Sánchez





miércoles, 10 de junio de 2015

CUARTO Y MITAD

"Cuarto y mitad"



Cuarto y mitad póngame
de lluvia tres litros más
y dos arcas de Noé
¿Qué si me llevo a tu mujer un 10% menos?
me lo pienso mientras compro naranjas
ponme también tres partes de silencio
y ve preparando la deuda.

Dame una naranja y seis sandías
y trece ajos y seis manzanas con Evas
¿Me dejas ver por debajo del vestido?
si quieres puedo tocar el género
o comer un melocotón,
no me pongas bolsas verdes,
ponme también
como sólo tú sabes no hacerlo.

Pescadero ve preparando una merluza
yo pago los primeros vasos,
de pescado espinas para un caldo,
el resto del género me escama,
prefiero el anís al anisakis, comento,
bueno… un hielo con mucho whisky mejor.

Mañana vuelvo si no olvido.
Adiós mercado, hasta luego señora de buen ver,
la tenía que haber visto antes
por dios si es mi madre que despiste
¡Ah!  ¡No!  Mi madre falleció hace años,
pues igual era mi hermana, adiós, adiós.
cuarto y mitad de vida por favor,
cuarto y mitad.

Esteban Pérez Sánchez 





martes, 9 de junio de 2015

NO SE SI ACIERTO A ESCOGER LAS PALABRAS

"No sé si acierto a escoger las palabras"



No sé si acierto a escoger las palabras,
me asusta la vulgaridad de este mundo,
yo mismo soy vulgar,
soy una especie de moda
en este interminable corte de azul raso,
la atmósfera o el cielo para algunos.
Será la melancolía tan vulgar,
tan reiterada,
tan absurda
y ¿son las palabras también tan vulgares
cómo los sentimientos?

Sé que muero en esta vulgaridad de calles
con palabras de paso
entre ojos que estimulan las sensaciones más vulgares.


No sé… Igual soy yo.

Esteban Pérez Sánchez 

lunes, 8 de junio de 2015

HAGAMOS COMO SI NOS COMPRENDIÉRAMOS

"Hagamos como si nos comprendiéramos" 



Hagamos como si nos comprendiéramos,
no hace falta exagerar una sonrisa
o poner cara de exaltación del otro,
simplemente no nos mordamos los pies
simplemente no nos mordamos la boca
y comportémonos como seres incivilizados
y hagamos como si nos comprendiéramos.

Dejemos que hable el uno detrás del otro
sin mostrar nunca los puñales de la espalda,
no vayamos a herir nuestras sensibilidades
y escuchémonos como si todo fuese reiterado,
como si fuese la eterna melodía del odio,
como los cigarros de después que nunca fumaremos
y comportémonos como seres incivilizados
y hagamos como si nos comprendiéramos.

Y nunca olvidemos que el mejor adiós es el que no se da

Esteban Pérez Sánchez 




domingo, 7 de junio de 2015

ESTÁS CANSADO ESPEJO

"Estás cansado espejo"




Estás cansado espejo,
le dices sin mirarte
y mascullas un no se sabe bien qué
para no entenderte ni tú mismo
y cierras los ojos y piensas
que antes sabías ir
y ahora sólo sabes regresar.
Estás cansado viejo, te dices
e intentas sonreír y notas la crueldad del tiempo
y el intento de sonrisa es una carcajada
y sigues sin mirarte al espejo,
como hace años, como hace tanto tiempo,
las manías, te dices, son las manías,
y vuelves a murmurar algo inteligible,
mientras te dispones a regresar
a cualquier parte donde no sea ir.

Esteban Pérez Sánchez



sábado, 6 de junio de 2015

HAIKU


 


Somos búsquedas colores y miradas flores cortadas

Esteban Pérez Sánchez

viernes, 5 de junio de 2015

TIENES LA IMPRESIÓN DE QUE TE FALTA ALGO

"Tienes la impresión de que te falta algo"




Tienes la impresión de que te falta algo,
en el reloj son las tres de la mañana,
das media vuelta y piensas:
el chocolate lo comí,
me lavé la boca,
dejé el desayuno preparado,
apagué el gas,
lo de mañana está todo controlado,
los muertos están todo en su sitio
y cierras los ojos pero hay algo,
esa sensación de olvido
y te levantas desnudo y das un paseo por la casa,
sin encender la luz, todos sabemos movemos a oscuras,
y bebes un trago de agua,
El gato te sigue los pasos por si acaso cae algo de comida,
le bufas y se vuelve al sofá,
y te sientas en el silencio de la casa
y el chocolate, la boca, el desayuno, el gas,
hace tiempo rezaba, ahora ya no,
por lo tanto tampoco falta ningún dios.

¡Bah! Sueltas con cierta inseguridad
y te vuelves hacia la habitación
y acaricias al gato y esta vez el que te bufa es el
y te acomodas en la cama,
aún queda tiempo para soñar te dices
y cierras los ojos y te vuelves a levantar.

Esteban Pérez Sánchez 




jueves, 4 de junio de 2015

LOS PATIOS INTERIORES DE LA VIDA

"Los patios interiores de la vida"





Los patios interiores de la vida,
la vecina tiende a su marido,
después mete al amante en la lavadora
-somos gente pobre pero honrada y limpia-
un gato ladra, un niño maúlla, un perro habla,
el tiempo juega a hacernos mayores,
a sacarnos los dientes de la boca
a morirnos de uno en uno,
sin holocaustos, en apariencia.

Hace calor y abres la ventana,
canta la vecina por La Pantoja
y huele a sopas de ajo y a tocino frito
y a garbanzos con coliflor,
el olor del café ha huido con Audrey
y yo busco con los ojos lo que no sé qué busco
y el marido tendido me sonríe
y le devuelvo la sonrisa,
seguro que gana el Barsa el sábado, le digo,
parece que no ha puesto buena cara,
seguro que es del Madrid como yo
o igual es porque ya está seco,
nunca se saben bien los porqués.

La vecina canta ahora por Malú,
miro el cielo y ni una nube de consuelo.
Será mejor que siga escribiendo el poema
y deje en paz a los vecinos…
 ¡Vaya! Acabo de acordarme de que no tengo sal
Y de que tengo que cambiarme de casa.


Esteban Pérez Sánchez