miércoles, 31 de mayo de 2017

DESPUÉS DE TODO






Después de todo, cuando me pierdo
y llego o no llego de ninguna parte de la vida
y me miras, como no preguntándome nada,
ni me siento culpable, ni me pides perdón.
Después de todo, cuando me pierdo,
sabes que si encuentro una razón para el regreso
es que  mi hogar son la locura de tus ojos

o ese sentir latir tu corazón.

Esteban Pérez Sánchez  31.05.2017

domingo, 28 de mayo de 2017

PARECE MENTIRA







Asiento diecisiete, ventanilla, vestido estampado,
una maleta con girasoles, unas sandalias con coleta.
Apoyé la cabeza contra el paisaje de cristal,
yo era un otoño viajando entre guirnaldas agotadas,
con una novela al lado llena de marca páginas en los olvidos.
¿Y ella? Se colocaba la melena en el espejo del viaje
y un viento de luz iluminaba la sombra de su rostro,
tan hermoso y tan cautivo y tan eterno;
su sonrisa llevaba tantos holas como la mía adioses.
Intentaba dormitar en mi viaje de ida,
hace tiempo que no saco billetes de vuelta,
que no regreso nunca a ningún sitio.
¿Y ella? Tan de amapolas, tan de agua, tan nenúfar,
tan de mirarme dulce entre los reflejos del silencio;

parece mentira que ella fuese la muerte y yo la vida.

Esteban Pérez Sánchez 28.05.2017




viernes, 26 de mayo de 2017

TE VEO DORMIR





Te veo dormir, cuando voy robando nostalgias a la vida,
como una selva de noches inventadas,
como un cuerpo pariéndome los sueños
y me paro sobre tu vientre
en un salto lento, mudo, imperceptible,
como un gato salvaje con sus patas almohadilladas
huyendo de las trampas y de sí mismo,
olfateo el aroma del olvido hasta que me encuentro
entre la sangre de los siglos en mis manos
y doy vueltas, como el viento cuando hace remolinos,
como danzando, entre el fuego de tu cuerpo
y giro y giro como una  luna roja de deseo
hambriento y sigiloso, mordiendo tus vacíos,
arrancándote el ropaje de cada segundo
y luego acurrucado en la puerta de la vida
descanso como un destino sin paisaje,
como un ladrón de palabras y sentidos,
como cuando voy robando nostalgias a la vida
y te veo dormir.

Esteban Pérez Sánchez  26.05.2017








jueves, 25 de mayo de 2017

BAJO LAS SOMBRAS DE UNAS ACACIAS








Un día lees bajo la sombra de unas acacias,
podría haber sido un olmo, unos álamos
o la frescura de un arce real recién regado,
son tan literarias las acacias que me pierdo
y no leo y me evado y todo son lugares extraños.
A ustedes les pasará cuando leen junto a una muchacha
que las páginas son más densas y las palabras
tienen más sentidos de los que el autor propone,
que Eliot es más Góngora, que los parnasianos
se someten a los neorrealismos y que los versos
son epicúreos y saltan de rama en rama,
de pecado en mariposa, de Sabines a Ángel González,
incluso Bécquer aparece vestido de verano,
es más, yo he visto a Cervantes salvando a Alfonsina,
a la generación del veintisiete sin vivir ninguna guerra,
a los de la experiencia sin saber que la vida iba en serio,
a los hijos de los hijos amar como el resto de los hijos.


Todo esto les pasará a ustedes cuando leen
cerca de una muchacha bajo las sombras de unas acacias,
que el tiempo se les llena de preguntas y respuestas
y cuando se dan cuenta sólo queda la sombra,
el tiempo rezagado de historias incompletas,
muchachas que ha marchado a la noche de los tiempos,
que sólo queda Alfonsina paseando junto al mar
y un par de poemas para terminar el libro,
y la luna de la luna en el silencio de todos los silencios
y esto no ocurre debajo de un roble o de una encina,
o de unos aligustres que sueñan ser enredaderas;
sólo pasa bajo la sombra de unas acacias, sólo.


Esteban Pérez Sánchez 25.05.2017


miércoles, 24 de mayo de 2017

Y TU VESTIDO DE LLUVIA





Y tu vestido de lluvia,
como vino derramado de tiempo y piel,
en un tejido desnudo de mimbre y violetas,
con la melena apoyada en el viento de los hombros,
el escote de la vida brotando en los colores,
presagio de tormenta y arco iris,
las nubes de los abrazos suspendidas en las manos,
en esa naturaleza pasajera  de lo que nos sucede,
la borrasca del amor fugitiva de esperanza

y tu vestido de lluvia.

Esteban Pérez Sánchez 24.05.2017

martes, 23 de mayo de 2017

APOYASTE TU CABZA EN MI HAMBRE






Apoyaste  tu cabeza en mi hambre
y susurraste  ¿Y mañana?
Dos eneros llevaba en las ausencias,
la piel de los almendros en tus pechos,
una nube de lluvia en tu cabello
y el tiempo varado en la raíz de nuestros deseos.
Nos miramos a los ojos como si fuese un ahora
de esos que se saben pasajeros,
la respiración era el paisaje y las caricias
el absurdo equipaje que se pierde en los destinos,
nos mirábamos a los ojos como si fuésemos nunca
y a mitad de dos sonrisas el mundo era tan libre
como los adioses que nunca se dan
y susurraste ¿Y mañana?
Apoyaste la cabeza en mi hambre
y en la calle era invierno,
ya siempre fue invierno.

Esteban Pérez Sánchez  23.05.2017


domingo, 21 de mayo de 2017

CORAZÓN, TE ESCRIBO CUATRO LETRAS





Hola, corazón, te escribo cuatro letras;
Ha pasado tiempo, meses, años,
hoy son días, horas, segundos,
que  intento retenerlos como eternos.
He cambiado poco,
me siguen gustando las violetas,
leer libros a media noche,
escribir poemas y creer que estoy enamorado
y encerrarme en mi mundo de acuarelas.
Alguna vez te recuerdo y bromeo contigo
cuando digo “tranquilo corazón no es un infarto
es una chica rubia que al pasar me ha sonreído”
me suelo dejar barba de diez días,
porque a veces me olvido de mí mismo
escucho rock y jazz y bailo con los árboles,
a veces me vuelvo cuerdo pero es por poco tiempo.
Ya sabrás lo del perro y lo del gato,
a veces siete vidas no es para tanto.
Por las mañanas voy al mar y pienso en ella,
no te digo quién es que luego me delatas
y no te pongas a latir más como respuesta.
Me va quedando menos gente entre las manos
y sigo pasando las páginas de la vida
intentado evitar que  no haya un final,
perdona pero se me ha escapado una sonrisa.
Bebo poco y apenas fumo
y arriesgo a todo lo que merezca la pena perder,
-ganar es tan fácil corazón-
no sé qué más contarte
que es domingo por la tarde
y recuerdo que mi infancia ese día olía a arroz con pollo
no estoy triste, es sólo una anécdota,
ahora saldré a pasear, luego dibujo
y preparo el día de mañana.
Me despido de ti, hasta otro rato
no sea pesado, no pienso decirte quien es ella,
acuérdate de lo de la rubia y no te mueras
y cuídate mucho corazón que me haces falta,
adiós corazón desde estas cuatro letras.

Esteban Pérez Sánchez  21.05.2017


sábado, 20 de mayo de 2017

LLEGARÁS DE TI






Llegarás de ti,
estaré, sin darme cuenta, como siempre,
de que el mundo existe,
me extrañará tu presencia y obviaré tu nombre,
oleré tu piel cercana y el instinto del sexo
y haré como si te hubiese amado mañana,
llegarás y querrás poner orden en mi alma
y te miraré, como cuando se dice
que el amor lo deja todo perdido.
Llegarás de ti
y me hablarás de si el primer botón desabrochado
es decir hola
y recordaremos quién miro primero a quién,
de quién fue la primera sonrisa,
el porqué de la primera lágrima,
quién se fue primero de quién,
quién no regresó aquel día al otro
y llegarás de ti
y me encontrarás envuelto en colores,
sonriendo en las palabras
y te miraré, como aquella vez que te dije
que el que más ama es el que se queda solo.

Esteban Pérez Sánchez  20.05.2017


viernes, 19 de mayo de 2017

HACÍA COLOR A TU LADO








Hacía color a tu lado
y el invierno era menos frío,
la niebla abrazaba los pinceles de hielo,
como un cristal cortante de piel y vida
y el té humeaba
como una chimenea de leña de sentidos,  
dibujaba en tu lienzo de piel un cuadro de nieve,
con fondo de una noche con halo de luna en tu sexo,
reposaban mis manos en tus pechos de acuarela,
como una boca con uñas ardiendo en tus heridas
y hablabas de una incipiente primavera
mientras apoyaba mi cara en la hojarasca de tu vientre.
Fue así ese cuadro inacabado,

pero hacía color y el invierno era menos frío.

Esteban Pérez Sánchez  19.05.2017

jueves, 18 de mayo de 2017

EN EL PAISAJE DE TI







En el paisaje de ti,
intento acomodarme, como piel del tiempo.
No regreso nunca a ningún lado y el viento
besa el cristal donde el vaho es un dibujo de niebla
y tantas veces te amé como tantas veces te he amado.
No me lleves a ningún sitio, me digo,
lejos de tus senos de luna cuando la noche marcha
y en el paisaje de ti, el sendero del alba,
está la perspectiva del deseo dividiendo lo fugaz y lo eterno.
Me doy cuenta y te das cuenta de lo que no somos
y nos apoyamos en el otro unos segundos,
callándome el adiós y la sonrisa, abrazados,
como si fuésemos perdurables a la locura,
como si fuésemos del amor todos los olvidos,
en el paisaje de ti.

Esteban Pérez Sánchez  18.05.2017 

miércoles, 17 de mayo de 2017

ME SEGUIRÉ AMÁNDOTE





Más allá, aún después de todo,
cuando nada quede de nosotros, te buscaré,
como una excusa pendiente que el no mundo necesita
y me acercaré a ti y a ti y a ti y amaré a gritos tus silencios
y será amor de verdad, un amor de ti en otras,
no será el cabello igual, ni el carmín, ni la mirada,
pero mis dedos y mis labios y mis ojos
tampoco serán los mismos que vaciaron tus oquedades
o besaron cada rastro de mi ego o quedaron ciegos
de todo menos de ternura e instinto salvaje.

Más allá, aún después de nada, me seguiré amándote.


Esteban Pérez Sánchez  17.05.47 


martes, 16 de mayo de 2017

HAS VISTO MUJER





Has visto mujer;
cuántos muertos tenemos en las manos,
mira el paisaje de mañana… no estamos…
tantas caricias perdidas.
Has visto mujer;
como el silencio nos dialoga
y nosotros gritando adioses en los labios,
mordiéndonos el tiempo del otro,
sabiendo que no hay futuro
desvastándonos las piel.
Has visto mujer;
la noche de la luna roja,
nos cabe tanta historia en una mirada,
tantos mundos deseados ocultos en nosotros;

terminemos cuanto antes, dime hola.

Esteban Pérez Sánchez  16.05.2017

sábado, 13 de mayo de 2017

ANDÉN... ESTACIÓN CARICIAS...








Andén…
Estación caricias…
Alguien pasea por el borde de la vida
como si fuese parte del equipaje del tiempo,
como si lo minutos fuesen eternos pasajeros,
respira ese ajetreo de incertidumbre,
miradas apagadas, vivas, con el cansancio a cada paso,
los bancos llenos de esperanzas que huelen a deseo,
a sexo, a adioses, a violetas secas y a margaritas lacias,
a pieles perfumadas de otoños y café,
como si todos fuésemos sueños que despiertan.
El murmullo de las llegadas, las idas y venidas,
las nubes encerradas entre hilos de cobre
los relojes sincronizados con el vacío
ese saber que ella nunca llegará, igual llueve dentro de un rato,
nadie ha estado aquí y la luna no sabe de soledades.
Andén…

Estación Caricias…

Esteban Pérez Sánchez  13.05.2017

viernes, 12 de mayo de 2017

TE RECUERDAS






Te recuerdas,
la austeridad de la sombra como una voz
que va parando relojes sin tiempo,
cuántos otoños has pagado ya sin hojas,
el viento despliega el cabello de una muchacha
y te recuerdas.
No sólo es la muerte, piensas,
a veces somos vivos innecesarios esperando
que todo llegue tarde
y el tiempo sigue varado en un mar de manos
que no acarician, un fragmento ajeno a la realidad
y la brisa despliega el cabello de una muchacha
y hay gorriones de fuego
y te recuerdas.


Esteban Pérez Sánchez 12.05.2017

jueves, 11 de mayo de 2017

ESTA NOCHE EN TANTAS NOCHES






Esta noche abierta en todas las heridas,
esta noche en tantas noches,
ese miedo a encontrarme conmigo,
encontrarme y no tenerme miedo
y que pudiera pasar cualquier cosa.
Esta noche que me habla de tu olor,
esta noche en tantas noches,
olor a sexo, a olvido, olor a lo que duele,
a la sangre que construye las sonrisas
y lo humano de no querer serlo,
de taparse los oídos y besar cualquier boca
en esta noche abierta en todas las heridas,
en esta noche en tantas noches,
el miedo a ser silencio, a ser más silencio,
a romperme y fragmentarme en más silencios,
a besarte los ojos y decirte y decirme
aquí nos quedamos amor,
que siga el amor el camino el solo
y que nos pase cualquier cosa,
la vida en otra vida sin nombres de recuerdo,
la noche en otras noches,
ese miedo a saber que solo la firmeza se debilita,
que solo la fragilidad termina permaneciendo
como la noche en otras noches
como esta noche abierta en todas las heridas.

Esteban Pérez Sánchez  12.05.2017



miércoles, 10 de mayo de 2017

SOY DE NIEBLA, AMOR






Soy de niebla, amor,
amor de viento y luna,
soy de niebla, noche,
de olvido y violetas,
soy de niebla, sueño,
de un alba roja,
soy de niebla, piel,
de ausencia y lluvia,
soy de niebla, muerte,
de olas y silencio
soy de niebla y miel
en tu vientre enero,
soy de niebla, amor,
de flor de almendro,
soy de niebla, amor,

amor de hielo.

Esteban Pérez Sánchez 10.05.2017


martes, 9 de mayo de 2017

NO QUISE PREGUNTARTE






No quise preguntarte,
tu sonrisa era de silencio y luna,
de noche con mi piel y mis deseos
y nos mirábamos felices,
sabiendo que éramos ya un viento fugitivo,
un hola desgastado entre vestidos rotos,
un adiós de sexo mal parido y sin embargo
tan perfecto como los dioses de tu boca.
No quise preguntarte,
nuestras manos enlazadas como hiedra humana,
brotando en un jardín de cama con columpio,
en un vaivén de te quise y aun te quiero,
como si fuésemos los hijos de la ira de la noche,
la última venganza de una guerra de sentidos.
No quise preguntarte,
tu silencio era de silencio y luna
y teníamos la respuesta del otro.

Esteban Pérez Sánchez  9.05.2017




domingo, 7 de mayo de 2017

EL DÍA EN QUE NO TE CONOCI





Leo la última frase del libro:
“Cómo puedo olvidarte”
y no llueve, ni los labios saben a café,
ni hace frío que pueda servir de excusa
para ir a buscar algún abrazo y no llueve.
Cierro la novela, la dejo entre mis piernas,
como si fuese el sexo de la inteligencia
y cierro la mirada y pienso en el día en que no te conocí,
unos días antes, fue, hace unos años, tal vez,
igual mañana, igual fue ayer, quizá  fue nunca
cuando no me envolví en tu cabello,
cuando no dije que te amo, ni  te necesito,
cuando tus labios no sabían a cerveza
y los míos a no te quedes nunca a mi lado.
Abro los ojos y la ciudad sigue ahí,
con el viejo rumor del mar y olas calladas,
como pertenencias sigilosas y abstractas
como cuando no nos amamos
y abro el libro y vuelvo a leer la última frase;
“Cómo puedo olvidarte”
y respiro, sobrecogido, como el día en que no te conocí.

Esteban Pérez Sánchez   7.05.2017


sábado, 6 de mayo de 2017

DIGAMOS







Cuando la cama no tiene lado alguno
y el universo no discute ningún cetro,
cuando el desorden es lo único que reina
y los dioses se escapan por la boca
y nos miramos, diciendo no acabemos nunca,
es algo parecido, digamos, a la libertad.

Cuando arreglamos la heridas a las sábanas,
en ese casi sin querer que existe luego,
la rosa de los vientos ya en la cama
y los dioses nos reposan cansados y con calma
clavados en la cruz de nuestra ropa
y nos miramos, diciendo acabemos cuanto antes

y volvamos a la libertad, a ese algo parecido, digamos.

Esteban Pérez Sánchez  6.05.2017 

jueves, 4 de mayo de 2017

NO DIRÉ QUÉDATE






No diré quédate,
tú llevarás los hola entre las uñas,
te acariciaré el cabello buscando mis sentidos
en el reflejo de tu mirada
y no dirás que llueve
y no diré que ya te echo de menos,
no recogeremos el suelo de la ropa,
haremos bromas sobre las prendas que nunca encontramos,
-no enciendas la luz que hay sombras de lágrimas-
el espejo ni nos mirará mientras nos desordenamos la vida,
mientras nos volvemos tan locos como todos.
Bajaremos desnudos a la calle,
nos rozaremos las manos como dos cómplices amantes
sabiendo que en la siguiente esquina
la ambigüedad también está desnuda
y no diré quédate

y tú marcharás con tus hola entre las uñas.


Esteban Pérez Sánchez  4.05.2017

martes, 2 de mayo de 2017

TE MIRABA DE LEJOS







Te miraba de lejos,
formábamos parte de los adioses de la vida,
te quedaste con una hola y mi sonrisa,
tú no viste como te abotonaba el alma,
como diciendo cuídate que es invierno
y la luna era de hielo, sin lágrimas, sin ya noche
para seguir despiertos en la piel del otro.

te miraba de lejos,
a tantos besos de distancia, a tantas manos de caricias,
no sé cuántas veces dije tu nombre e inventé otros,
porque los adioses siempre se comparten,
te quedaste, como yo, con el primer hola,
ese que siempre será lo único nuestro
y sentía en el pecho las nieves y las primeras
flores de los almendros, rimando con la hoja en blanco

de un poema nunca escrito.


Esteban Pérez Sánchez  2.5.2017