domingo, 12 de noviembre de 2017

LA FIESTA DE TI



Llevaba el rostro del tiempo,
no me gusta mirarme en los espejos
y un escaparate me dijo ¿Dónde vas así?
Eché de menos las piedras en el suelo
y seguí caminando.
La gente aún se viste de domingo,
nos cruzamos las pieles como amigos de la indiferencia,
no sabían que volvía de la fiesta de ti,
tal vez el viento jugando con la hojarasca,
tal vez la vida abrazando los vacíos,
tal vez el no saber quién soy cuando me echo de menos;

puede que sea ya invierno en los sentidos.


Esteban Pérez Sánchez  12.11.2017

No hay comentarios: