domingo, 24 de diciembre de 2017

LA VENTANA



Es la ventana abierta las manos,
las que llevan el elogio de lo incomprensible,
déjame llevar al rostro de las palabras
la luz que muere en el vacío de unos ojos,
ese lenguaje inerte y recordarme así,
intemperie, naufragio, constelación de tiempo.

Yaces, en esa desnudez de invierno y menta,
la contraluz de lo inexacto invade tu deseo,
pero nada dices cuando unos labios acarician
la sombra de tus heridas, cuando sientes el frío
y todo es ilegible y nada te recuerda,
bruma, acantilado, violenta y salvaje fragilidad.


La ventana sigue abierta.

Esteban Pérez Sánchez   24.12.2017

No hay comentarios: