martes, 16 de enero de 2018

¡A LA PAPELERA!



Porque sucede el tiempo de invierno
y las primeras flores de los almendros
riman con la niebla y la escarcha

(¡Joder, Esteban!  Querías decir sobre su sexo
¡A la papelera!)

… de los almendros riman…
sobre tu sexo, como riman las pieles
cuando nada esconde el deseo y cada segundo

(¿Cada segundo? ¿Cada segundo? No me vengas Esteban
ahora con el existencialismo ¡Estás espeso!
¡A la papelera!)

…cuando nada esconde el deseo y hay un ámbito de certeza
sometiendo la inercia de la fuerza y la ternura a

(¿fuerza y ternura? ¡Joder! Pero tío ¿Qué te ocurre?
¿Así amas? Si en realidad quieres decir
que estás sujetando sus manos y viendo cómo sus ojos
van pidiendo el ritmo de los siete mares
¡A la papelera!)

¿De los siete mares? ¿Siete mares? ¿Aquí quién está amando?
¡Déjame en paz!

…van pidiendo el ritmo de todo lo que baila la inconsciencia

(¿Inconsciencia? Estás mal hoy Esteban ¡Muy mal! ¡A la papelera!)

¡Déjame en paz!

…de todo lo que baila la inconsciencia…
entre hálitos salvajes que derraman la única verdad,
porque puede que los sentidos sean algo
que haya que buscar dentro de lo peor de nosotros
y amar matando lo que se vive y tirarlo
a la papelera donde sólo estamos nosotros, doliéndonos.

(¡No me gusta! ¡Tíralo!)


Esteban Pérez Sánchez  16.01.2018








lunes, 15 de enero de 2018

LAS LLAVES, SIEMPRE, EN EL MISMO LUGAR.



Dejo las llaves, siempre, en el mismo lugar,
no es una manía, es una costumbre,
te beso en los labios y apoyo mi cabeza en tu frente,
es una manera de perdonar el día sin nosotros,
de devolvernos al caos, hablamos de Einstein
mientras nos mordemos la boca, de Sartre
y tu vestido deja de existir, es la economía de Adam Smith
fluctuando entre el Ibex 35 y el suelo,
ninguno dice que las azaleas están preciosas
ni ellas comentan nada  cuando beso tus pechos,
lamo tu ombligo, tu sexo
y sé que es como dar un paseo por el modernismo de Gaudí,
la cama discute sobre la izquierda, el centro, la derecha,
sabiendo que somos unos anarquistas de los espacios,
no hay Gandhi que pueda detener tanta violencia,
hablábamos de literatura, del Kama Sutra,
de la biblia cuando los dioses salen por la boca,
de pintura, cuando somos bodegones de naturaleza muerta.
No es una manía, es una costumbre
lo de dejar las llaves, siempre, en el mismo lugar.

Esteban Pérez Sánchez  15.01.2018

domingo, 14 de enero de 2018

EL ÚLTIMO VAGÓN




Era yo,
jugaba en el río,
corría detrás de los trenes saludando a los viajeros,
el último vagón del tren, la nostalgia.
Ayer vi correr a un niño
con un ramo de espigas y soles,
ojalá no vea el último vagón,
ojalá;

pero era yo.



Esteban Pérez Sánchez  14.01.2018

sábado, 13 de enero de 2018

SOMBRA



Es la sombra, piensas, te detienes,
la luna cercada entre las nubes,
el rumor de las farolas, la lluvia iluminada,
el último relámpago. Es la sombra, piensas
y dejas caer una palabra, eco vacío
es el instante, pétreo entre el musgo del lenguaje,
el sexo húmedo y callado, idiomas de cuerpos
y estás solo, cómo un charco de vida,
espejo nocturno de las verdades.
caminas, leyendo el pasado en cada rubor de luz
que zigzaguea en los ojos, fruto de páginas arrancadas,
de lágrimas que nunca acudieron.
La poesía no existe, piensas y te vuelves a detener,
es la sombra, es tu propia sombra, es la vida,

es sólo la vida.


Esteban Pérez Sánchez  13.01.2018

viernes, 12 de enero de 2018

PIEDRA




El presidente está leyendo poesía,
el ministro de cultura está reunido con sus asesores,
alguien recuerda un beso en la cola del paro,
vuelva usted mañana, no discuta, somos pacifistas,
la oferta de trabajo para hoy es hambre.
Podemos comer libros y luego a nosotros,
alguien se abraza a la ternura y es violento,
un rayo de luz de diciembre atraviesa una habitación,
la lluvia cae sobre el pan de cada día
y alguien escribe.
El jurado de unos premios cena con varios autores diseñados;
la lotería de las palabras,
hay que vender a los que tenemos comprados.
¡Vuelva usted mañana! ¿No ve que estamos trabajando?
¡Lo hacemos por su futuro!
Un niño aprende a leer como se frustran los sueños.
Necesito calor, es invierno y nos han quitado el fuego.
Alguien dice, somos libres,
el presidente está leyendo poesía.
Déjame callar en ti los silencios,
porque eres la última piedra que tengo para romper algo,
hagamos cómo si nos amásemos y nos aman, 
cómo si los esclavos fueran otros,
cómo si el deseo aún existiera,

cómo si la verdad estuviera esperándonos.

Esteban Pérez Sánchez  12.01.2018

jueves, 11 de enero de 2018

NO LO SABES



No lo sabes porque lo aprendiste,
porque hay arpegios de pieles enredadas,
soles de arcilla, noches escritas donde el silencio
es hierba y hay corolas blancas en tu vientre
y no importan las palabras que caen agotadas
desde tu mirada hasta el alma roja de tus labios.

Aprendo lo que no sabes cuando me voy de ti,
como una danza de telarañas donde se teje
la sombra de tu luz y yo no necesito respuestas.
No lo sabes porque lo aprendiste
y yo soy un concepto de viento y ceniza

que te aprende para no saber.


Esteban Pérez Sánchez  11.01.2018

miércoles, 10 de enero de 2018

OTRAS CALLES




Soy otra calle,
como ese aire que te esquiva al respirar,
un desencuentro fortuito, rosa alada,
tiempo fugitivo en el nombre de unos labios.

Eres otra calle,
donde el silencio no oculta tus palabras,
ave en el nido del recuerdo,  niebla y navaja,
la noche desnuda entre ropajes sin noches.

Así pasaste a mi lado, en esa calle

donde la soledad tiene demasiados corazones.

Esteban Pérez Sánchez  10.01.2018

martes, 9 de enero de 2018

¡TE ODIO!





¡Falta la banda sonora!
¡No hay música!
Te escucho respirar -te digo-
Pero te quejas y no sólo son gemidos,
hay velas apagadas, rostros desencajados,
nos sobran dioses, nos falta noche,
abrazados en la inconsecuencia del tiempo
¡Para el reloj!
¡No puedo! ¡Estamos follando¡
Te odio ¡Joder!
Y los vecinos también nos van a odiar
¡No quiero que haya un después!
¡Que no venga el silencio¡
-Somos humanos- ¡Hostias!
Falta la banda sonora, no hay música,
incluso puede que no sea una historia de amor,
sólo fragmentos traspasados de heridas,
pétalos de lluvia sin nubes,
viento sin rosa de los vientos,
la hojarasca del deseo atrapada en un remolino
de hálitos de historias que nunca nos sorprenden,
por mucho que los vecinos nos puedan llegar a odiar
¡Para el reloj!
¡No puedo! ¡Estamos follando!

¡Te odio! ¡Joder!

Esteban Pérez Sánchez  9.01.2018 

lunes, 8 de enero de 2018

LA IMAGINACIÓN



Supongo que aún existimos
porque me quedo mirando su escote
y lleva un jersey de cuello alto,
la imaginación tiene estas cosas,
es el caos del caos,
pero supongo que aún existimos
porque miro su minifalda
y lleva pantalones.
Ella se dio cuenta
y se acercó a mi libertad
y me dijo:
me gusta su desnudez;


supongo que aún existimos


Esteban Pérez Sánchez  8.01.2018

domingo, 7 de enero de 2018

RÍO





Río,
cuando soy puente y estás bajo mis brazos,

álamos de café,
dormitan entre la brisa de tus senos
un corazón de escarcha, herida de luz,
la sombra de mis dedos,

queja,

cuando te dejo respirar muerte.


Esteban Pérez Sánchez  7.01.2018

sábado, 6 de enero de 2018

ETIQUETAS



Coloca los libros en un estante etiquetado:
“Llegué al final”
“Fingí un orgasmo”
“Para una noche”
“Para toda una vida”
¡Esta loca!

No soy celoso,

pero nunca la preguntaré donde me colocaría.


Esteban Pérez Sánchez  6.01.2018

viernes, 5 de enero de 2018

HUÍDA



Manantial de noches,
azucenas tu cabello, me refugio
entre transparencias de algo disidente,
pudiera ser las próximas noches,
sin condiciones, reposo en los vacíos
como un cajón abierto donde nadie guarda nada,
cierro los ojos, luz de agua, desierto de papel,
escribo,

sólo escribo.

Esteban Pérez Sánchez 5.01.2018

jueves, 4 de enero de 2018

PALABRAS



Mece la hierba un pétalo de viento,
una sombra chinesca de piel es espiga,
es ola arrebatada al acantilado,
es un abrazo muerto en una palabra.
Hay que matar las palabras, todas,
no pueden sobrevivirnos.
Labios, no beses lo que callas, mátalo también,
cuelga los acentos de una rama, que sean noches
y no hojas, que sean equilibristas cayendo sin red,
voz, muere en un grito sordo,
cambia las dudas por fragancias de miel y de hielo
y mátalas también, también a las verdades,
hay que hacer morir todo lo que no traiciona,
la inocencia, la niñez, la belleza, el mañana,
al hoy que nos estorba, mátalo también,
al también, asesínalo y al quizá y al tal vez,
que no quede nada, hay que hacer morir a la nada
y al todo, a la realidad, a las certezas,
a los idiomas, que no quede un poema y menos si es de amor,
hay que hacer morir al perdón y a la culpa,
hay que matar a lo siento,  a todo lo que no sea engaño,
salva al incendio de Alejandría,
a las manos de los libros,
que sólo nos quede lo peor de nosotros
y luego no escribas, miente, miente, miente

y vive.

Esteban Pérez Sánchez  4.01.2018

miércoles, 3 de enero de 2018

IDEA



Uno es su propia idea equivocada
una idea entre otras ideas,
una amalgama de laberintos proscritos por nosotros mismos,
el callejón sin salida de unas piernas,
El sexo inventando de la codicia.
Descarta la primera idea, déjala crecer,
muere unas cuantas veces, esclavo de la libertad,
de la palabra,
no te quites la coraza, no te puedes dar a los demás

así, tal como eres, a otras ideas equivocadas.

Esteban Pérez Sánchez  3.01.2018

martes, 2 de enero de 2018

VIENTO Y BAMBÚ




¿En dónde no podré encontrarte?
¿Qué noche no vendrás a despertarme?
Porque me encontrarás descansando en otra piel,
entre rastros de amor, ceniza, luz de odio,
o en un lugar donde es diciembre y el invierno
es una consecuencia nuestra
¿En dónde no podré encontrarte?
Sombra de nieve, abril de rosas lacias,
hálitos de mares que sucumben entre las manos vacías,
raíz de caricia allá dónde me buscas,
musgo entre la piedra aquí donde no te encuentro,
¿Dónde no late un corazón de agua y sombra?
¿Dónde mueren los días y tiempo es indelicado?
Sé que tengo atrapada en otro cuerpo
cuando amo mi libertad en otras,
pero sé que seguimos siendo prisioneros de nosotros
porque hay un entonces que sigue siendo todavía
y hay viento amor y nos recorre y nos rompe
cada vez que nos negamos, cada vez que la vida nos respira
¿En dónde no podré encontrarte?
¿Qué noche no vendrás a despertarme?


Esteban Pérez Sánchez  2.02.2018


lunes, 1 de enero de 2018

IRSE



Ese volver a tu cabello cobrizo, enredado
en la espera, sentirme seducido en cada rizo,
en cada espacio que abren los dedos
y nada me dices de antes de llegar,
ni nada te pregunto
cuando paso por tu calendario de deseos
y toco tus fechas;
el tiempo recordado es sólo tiempo

y el hoy es la única respuesta.

Esteban Pérez Sánchez 1.01.2018